Salmos 19:12 Dios habla hoy (DHH) ¿Quién se da cuenta de sus propios errores? ¡Perdona, Señor, mis faltas ocultas!

Hace días que reflexiono acerca de la revelación de Dios pues ese método que Dios usa para mostrarnos los significados no ocultos sino profundos de la palabra, entre más nos vamos familiarizando con ella, más profundo nos permite Dios ver en cada versículo y en cada pasaja y más claro nos queda cada mensaje y la intención del corazón de Dios.

Para muchas personas, el asunto de tener fe es un asunto personal, por ello deciden no hablar en grupo de política, futbol ó religión, de hecho oran en silencio y cómo se dice comúnmente “hacia adentro” y prácticamente nadie se da cuenta de las luchas y batallas que tienen ó bien si su oración más allá de una charla es más bien una revolución llena de dudas y acusaciones, qué se yo.

Afortunadamente Dios nos dejó su palabra en la cual descubrimos cómo son y como deben de ser las cosas, Dios no nos llamó un cuerpo y no nos llamó un pueblo solo por darle un toque romántico a la Biblia, sino porque es nuestra naturaleza el ser gregarios y parte de algo más que solo nosotros mismos, es por eso que nos llama a congregarnos a ser parte de una iglesia a compartir nuestro propósito.

De hecho si lo pensamos detenidamente, no encontraremos nuestro propósito a menos que seamos parte de una comunidad, de un cuerpo y no trabajemos activa y dinámicamente a favor de la palabra de Dios y su instrucción.

Las iglesias no son un lugar para que ventilemos nuestras vidas personales ni nuestros pensamientos, pero si son un lugar donde nos encontraremos con muchas otras personas que están pasando por los mismos procesos que estamos pasando nosotros, que están siendo tratadas de la misma manera que nosotros estamos siendo tratados y de muchas personas que nos evitarán pasar por los pasos difíciles que ellas ya pasaron.

De hecho, si lo piensa detenidamente, la Biblia además de reflejar el carácter de Dios para que lo conozcamos, nos llena de ejemplos para que evitemos el cometer los mismos errores que los personajes ahí descritos cometieron, es una fuente de sabiduría que nos da un salvoconducto express hacia la gloria de Dios y la llenura del Espíritu de Dios y nos explica constantemente que siempre estaremos en comunidad, pues ese es el diseño de Dios.

La cita de hoy me emocional el salmista reconoce que en su propia mente no se equivoca hasta que permite a otros reconocer aquellas faltas que son sutiles pero le alejan de la manifestación de la gloria de Dios en su vida y da gracias y pide perdón a Dios por el orgullo y la soberbia de mantenerse encerrado en su propia mente y en su propio pensamiento, espero que lo que le comento tenga sentido.

De modo que Dios ha puesto ahí a las demás personas, no para que se metan y opinen acerca de nuestras vidas, sino para que nos sirvan de bocina acerca de aquellas cosas que hemos evitado enfrentar ó bien no sabíamos que son desagradables a Dios, de modo que no nos queda más que dar gracias a Dios por las personas que nos rodean y que están ahí no para nosotros, sino para desatar el propósito de Dios en nosotros, no lo cree?

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *