Apocalipsis 21:5 Nueva Traducción Viviente (NTV) Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza».

Una de las cosas que amo acerca de mi relación con Dios es que Dios SIEMPRE tiene una respuesta en su palabra a toda situación y siempre que nos atrevamos a buscarle a Él en medio de ella, encontraremos e refugio, el reposo y la energía necesarios, no solo para seguir adelante, sino para afirmar el paso y el rumbo hacia donde vamos.

Normalmente nuestra oración es una petición de ayuda y cuando no sabemos exactamente qué es lo que habremos de pedir y cuando no imaginamos lo que Dios quisiera ó pudiera hacer en nosotros ó en nuestra situación, buscamos un punto en nuestro pasado y oramos por regresar a ese punto, y nos enfocamos en un “lugar feliz” en el tiempo ó en un punto donde hubiésemos vivido libres de preocupaciones.

Sin embargo, esto que hacemos (y lo hacemos de manera casi natural), no es otra cosa más que el engaño de nuestra propia mente, porque en realidad ni éramos tan felices, ni teníamos tanta tranquilidad como pensamos, pero al menos es un punto conocido.

Esto se lo comento, pues es algo que Dios mismo sabe y de hecho es algo que les pasó a los israelitas en su caminar por el desierto, llegaron en más de una ocasión a reclamar a Moisés el hecho de sacarlos de Egipto, donde comían ollas de carne (Éxodo 16:3), siendo que nunca fue de esa manera, pero su falta de fe y su falta de visión acerca de lo que Dios quería hacer en ellos, los llevaba a anhelar la fantasía que habían creado acerca de su pasado.

Es por eso mismo que muchas personas permanecen en relaciones enfermizas y destructivas ó la razón por la que muchas personas no evolucionan y no van a un siguiente nivel en sus vidas, pues están estancadas en la fantasía de un lugar “cómodo” de su pasado inexistente.

Por el otro lado muchas personas anhelan que su condición cambie y de que un segundo al otro todo sea diferente y que el pasado ya no tenga influencia ni efecto en ellas ó en su vida cotidiana, creo que todos hemos pasado por ahí, todos hemos orado por ir a la cama y que al día siguiente todo sea distinto y de preferencia… nuevo…

Sin embargo la palabra de Dios nos habla de justamente eso, Dios no solo puede, ni tampoco solo quiere, sino que va a hacer todo nuevo constantemente en nosotros, pero no es un acto de magia, ni es algo que suceda tras un chasquido de dedos ó el apretar nuestros ojos y alguna otra parte de nuestro cuerpo.

La Biblia nos enseña que Dios tiene cosas nuevas para nosotros que sucederán día a día, cosas nuevas que refrescarán nuestra manera de vivir, cosas nuevas que nos llevarán a nuevas dimensiones y a nuevos alcances, pero estas cosas nuevas tienen 2 condiciones importantes que debemos de tomar en cuenta, para que no nos confundamos porque las cosas “se van dando” y que no nos confundamos entre nuestros propios pensamientos y la interacción de Dios con nosotros.

1.- Dios espera glorificarse en todo aquello que haga en nosotros, y esto es muy distante a pensar que Dios espera que nos hagamos religiosos y que no nos quitemos el “gloria a Dios aleluya” de la boca, sino que sus obras en nosotros sean tan espectaculares que no podamos evitar el darle crédito por ellas y que dependamos de que Él lo haga de nuevo.

2.- Las cosas nuevas que Dios hará en nosotros, tienen un origen, y ese origen es su presencia y la intimidad con Él, para que Dios pueda hacer cosas en nosotros, debemos de pertenecerle, debemos de haberle entregado no solo nuestras situaciones, sino nuestras vidas y el rumbo que estas tomen.

Note como la cita de hoy nos habla MUY claro de esto, como nos dice “el que estaba sentado en el trono”, con esto no se refiere a “dioscito”, ni “chuy”, sino el Dios Todopoderoso que está sentado en su trono y a cuya presencia entramos por medio de la sangre de Yeshúa (Jesús) de modo que nos es necesario entrar a la presencia de Dios y salir de vuelta transformados a su imagen y a su semejanza, de modo que podamos ser aptos a esa ola de constantes cosas nuevas que nos lleven a vivir una vida gloriosa delante de Él.

Ahora bien, le hago una pregunta, ha vivido delante del Dios Todopoderoso quien hace cosas nuevas de manera constante en su vida ó sigue en la fantasía de que le ama y que le va a llevar a ese lugar cómodo que solo existe en su mente?

Compartir

  1. Muchas gracias Rene, cada día me edifica cada enseñanza, sobre lo que Dios quiere para nosotros y a través de su palabra me revela muchas cosas que El tiene para mi y mi familia.
    Gracias gracias Rene.

    Lluvia de bendiciones.

    Rosa Esther Diaz Salazar (Peru)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *